Browse By

Qué es el sistema inmunitario y cómo cuidarlo?

«Una completa salud y el despertar son lo mismo»

Tarthang Tulka

¿Qué es?

El sistema inmunitario es el sistema de defensa del cuerpo contra las infecciones. El sistema inmunitario, ataca a los gérmenes invasores y nos ayuda a mantenernos sanos.

¿En que consta el sistema inmunitario?

1- Piel

La piel es la principal barrera del sistema inmunológico contra el exterior. Es el mayor órgano del cuerpo y lo envuelve por completo. Protege al organismo de las agresiones externas y contribuye a mantener la estructura del cuerpo.

2- Médula ósea

La médula ósea es el tejido viscoso que se encuentra dentro de los huesos largos como pueden ser el fémur, las vértebras, costillas, esternón… La médula ósea es la encargada de producir los linfocitos que forman parte del sistema inmune.

3- Sangre

Es el tejido líquido conectivo encargado de transportar los nutrientes necesarios a todas las partes del cuerpo. La sangre está compuesta por glóbulos rojos, leucocitos o glóbulos blancos, plaquetas y plasma.

4- Timo

Es el sistema linfoide del sistema inmunológico. El timo se encuentra activo durante la infancia y adolescencia, y luego con el paso del tiempo se va atrofiando.

5- Sistema linfático

El sistema linfático forma parte del aparato circulatorio, y se encarga de transportar la linfa. La linfa es el excedente que sale de los capilares sanguíneos. Es un líquido incoloro que recorre los vasos linfáticos compuesto de glóbulos blancos y rico en proteínas.

6- Bazo

El bazo es el órgano encargado de eliminar las células viejas de la sangre y formar las nuevas, además de mantener la reserva de sangre. Es el centro del sistema inmune y forma parte del sistema linfático.

7- Mucosa

La mucosa es la capa de protección de los órganos, está conformada por el epitelio y el tejido conjuntivo que protege las paredes de los órganos internos.

¿Cómo funciona el sistema inmunitario?

Cuando el cuerpo detecta sustancias extrañas que lo invaden (llamadas “antígenos”), el sistema inmunitario trabaja para reconocerlas y eliminarlas.

 Es muy importante mantenerlo sano e intentar reforzarlo, pues así estará preparado para atacar con ímpetu y a tiempo cualquier enfermedad que pueda afectarte. 

¿Cómo cuidarlo?

1- Dormir como mínimo 8 horas al día

Además de un placer, dormir es una necesidad. La falta de descanso puede afectar a nuestra salud de diversas maneras.

2- Mantenerse alejado del estrés

Además de un placer, dormir es una necesidad. La falta de descanso puede afectar a nuestra salud de diversas maneras.

3- Practicar deporte con regularidad

Realizar ejercicio de manera moderada puede ayudar a reforzar nuestro sistema inmunitario. Gracias a la actividad física podemos fortalecer nuestros músculos, mantener unos buenos niveles de colesterol y conciliar el sueño por la noche de manera más rápida. 

4- Una alimentación sana y equilibrada

El cobre, el ácido fólico, el hierro, el zinc o las vitaminas del grupo B, C y D. Por eso es importante incluir en nuestro menú diario alimentos  ricos en estos nutrientes: pescado azul, verduras de hojas verdes, como las espinacas o las acelgas, legumbres, carnes rojas, marisco, frutos secos como las nueces o frutas como la naranja, el kiwi, las fresas o el melón, que contienen gran cantidad de vitaminas.

5- Evitar los cambios bruscos de temperatura

Especialmente durante los meses de calor. El aire acondicionado de la oficina, los restaurantes o el transporte público suele chocar bastante con el calor que existe en la calle. Si pasamos de un extremo de temperatura a otro en un intervalo corto de tiempo estamos obligando a nuestro sistema inmunitario a hacer una rápida adaptación para poder estabilizar nuestro cuerpo. 

6-No consumir alimentos en mal estado o que nos perjudiquen

Parece algo obvio pero, ¿cuántas veces hemos pensado que no pasaría nada por comer un producto aunque se haya pasado unos días de fecha? Debemos respetar la caducidad de los alimentos para evitar así contraer alguna intoxicación alimentaria, como la salmonelosis o la listeria, producida por comer alimentos en mal estado.

7- Mantener una buena higiene

Es algo esencial para mantener alejados a los microbios y a las baterías de nuestro cuerpo. Gestos tan simples como lavarse las manos después de ir al lavabo pueden evitar que  agentes externos entren en contacto con nuestro organismo.

8- Evitar la polución

La contaminación atmosférica dificulta el trabajo del sistema inmunitario y puede perjudicar nuestra salud causando ciertas patologías, como el asma o la alergia. Aunque es difícil evitar la polución, especialmente si vivimos en una ciudad, es recomendable mantenernos alejados de ella en la medida de lo posible.

9- Desprendernos de hábitos nocivos como el alcohol o el tabaco.

Los dos afectan a nuestro sistema respiratorio, al digestivo y al respiratorio, causándoles dificultades para realizar una función correcta. Son hábitos que crean una adicción dañina y de los que es mejor mantenerse alejados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *