Buscar por

¿ES LO MISMO RÉGIMEN ALIMENTICIO QUÉ DIETA?

Es muy importante saber diferenciar la palabra “DIETA” de “RÉGIMEN ALIMENTARIO” ya que frecuentemente suelen ser utilizados como sinónimos.

La dieta es cualquier alimento que consumes en el día, independientemente del tipo de alimento, la calidad, la cantidad, sea saludable o no.

Por otra parte, cuando acudes a un nutricionista,  por un motivo determinado, el especialista establecerá un régimen de alimentación, y realizará cambios en tu dieta en caso de ser necesario,  con la finalidad de  lograr el objetivo que se propongan, sea mejorar hábitos de alimentación, aumentar de peso y masa muscular, bajar de peso, promover el adecuado crecimiento de los niños, nutrir a aquellas personas de la tercera edad que tienen pérdida de apetito,  prevención, así como también tratamiento de enfermedades.

«Mantener el cuerpo en buena salud es un deber; de lo contrario, no podremos mantener nuestra mente fuerte y clara.»

Buda

Ahora que ya explicamos la diferencia entre estos dos términos, se entiende que cuando vas a un nutricionista, no es “para ponerme a hacer dieta” o “hacer un sacrificio”, sino para seguir un régimen de alimentación acorde a tus características, a tu condición actual, para mejorar tus hábitos de alimentación, prevenir enfermedades o tratar algunas existentes y mejorar tu calidad de vida, por ello te mostraremos los diferentes tipos de regímenes que hay.

TIPOS DE REGÍMENES

Régimen Común:

Está diseñado a todo tipo de personas sin patologías crónicas y que su sistema digestivo permite tolerar cualquier alimento y condimentos.

Blando y blando liviano:

Está diseñado   a pacientes que requieren consumir alimentos de consistencia blanda, fácil de masticar, deglutir y digerir y que no alteran su sistema digestivo.

Diabético:

Diseñado a pacientes con glicemias alteradas, como diabetes, diabetes gestacional. Consta de una cantidad específica, controlada de hidratos de carbono(azúcares) que es el nutriente de mayor importancia para esta patología.

Hiposódico:

Diseñada a pacientes que poseen patologías que requieren una restricción de sal, como pacientes hipertensos, cardíacos y enfermedad renal.

Sin residuos:

Diseñada a pacientes gastrointestinales como diarreas persistentes, gastroenteritis, y se caracteriza por eliminar la fibra de los alimentos.

Líquido:

Realimentación para pacientes operados ejemplo vesícula(colelitiasis), a pacientes con gastroenteritis, pancreatitis, etc, es un tipo de alimentación de corta duración de no más de dos días.

Papilla:

Diseñado a lactantes menores de un año, a pacientes adultos con problemas en la masticación y deglución.

Hídrico:

Este solamente permite al paciente beber agua cocida, que también es entregado en el hospital, a veces, según patología se permite agua de hierbas o jugo de fruta, el cual debe ser indicado por el médico tratante.

Ahora que ya sabes la diferencia entre estos dos términos, cuando vayas a un nutricionista, no es “para ponerme a hacer dieta” o “hacer un sacrificio”, sino para seguir un régimen de alimentación acorde a tus características, a tu condición actual, para mejorar tus hábitos de alimentación, prevenir enfermedades o tratar algunas existentes y mejorar tu calidad de vida.

En amep te podemos ayudar a que con un solo click agendes una cita con un especialista

Solo regístrate y solicita cualquier servicio para la atención de tu salud, además con descuento

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *